Estudiar y trabajar al mismo tiempo

5 consejos para estudiar y trabajar al mismo tiempo

Estudiar y trabajar al mismo tiempo es una realidad que cada vez viven más personas. La necesidad de permanecer actualizados en cuanto a competencias, conocimientos y aptitudes profesionales para impulsar una carrera profesional, unidad al propio desarrollo laboral ya iniciado, conducen a ello.

De hecho, es una situación que vive un amplio porcentaje de los alumnos que ha tomado la decisión de cursar un Máster MBA, programa en el que el perfil del aspirante está compuesto en más del 50% por empresarios, directivos y emprendedores.

Sabemos que cumplir el propósito de compaginar formación y vida profesional no siempre resulta sencillo. Por ello, hemos recopilado una serie de consejos que te ayudarán a equilibrar tu tiempo entre trabajo y estudio para obtener los mejores resultados. Verás que con motivación, organización y autodisciplina estarás más cerca de alcanzar tus metas de futuro.

1. Ten claro tu objetivo para mantener la motivación

Estudiar y trabajar al mismo tiempo es una tarea titánica que va a requerir de empeño y dedicación. Te aseguramos que habrá momentos en los que flaquees y te plantees si tanto esfuerzo merece la pena. Es en esos periodos de “crisis” donde tendrás que echar mano de esos objetivos que te planteaste al inicio, cuando te embarcaste en esta aventura.

Nuestro primer consejo es que plasmes por escrito esos objetivos y metas, que te visualices dentro de unos meses o unos años cuando tengas tu título en la mano y hayas acumulado toda esa experiencia laboral y formativa a tus espaldas. Entonces estarás preparado para afrontar nuevos retos profesionales y enfocar tu carrera como tú desees.

Tener a mano esos propósitos y a dónde quieres llegar en el futuro próximo, te ayudará a mantenerte comprometido y a encontrar la motivación necesaria para levantarte y continuar hacia adelante cuando sientas que vas a ceder en tu empeño.

2. La planificación es la clave

Tienes claro a dónde quieres llegar, ¿cierto? Ahora solo tienes que trazar un plan. Da igual si has llegado a este artículo antes de comenzar tus estudios o si ya estás en marcha y te has sentido en la necesidad de buscar consejos que te ayuden a estudiar y trabajar al mismo tiempo porque crees que no lo estás haciendo de la forma adecuada.

Independientemente del punto en el que te encuentres, debes sentarte a planificar con anticipación para tener una referencia de las tareas pendientes y los plazos. Ten a mano el calendario de clases, así como las fechas de entrega de trabajos y proyectos.

A continuación, utiliza una agenda o calendario digital para ir anotando esos hitos y organizar tus tiempos, siempre siendo realista con los objetivos, los plazos y tu horario laboral. Puedes hacerlo de forma tradicional en papel o recurrir a herramientas digitales como Google Calendar, Trello o Asana.

Si tienes las mañanas o las tardes libres, reserva un tiempo fijo para el estudio o la asistencia a clases. O si crees que entre semana será complicado atender el estudio más allá del acudir al aula (en caso de cursar una formación presencial) o conectarte a las sesiones online, bloquea algunas horas de tu fin de semana para dedicarlas a la formación. Contempla también los periodos vacacionales para avanzar en la materia.

Trata de asignar horas específicas para cada tarea, teniendo en cuenta las prioridades y calculando la cantidad de tiempo que necesitas para completar todo. Puedes considerar utilizar el principio de Pareto o regla 80/20 (el 80% de las consecuencias provienen del 20% de las causas) para esa planificación estratégica, centrándote en las tareas críticas y obtener así resultados más significativos.

Una vez hayas planificado el calendario, asegúrate de respetarlo, siempre con la flexibilidad de saber que pueden surgir imprevistos. Pero el hecho de haber planificado con antelación te dejará margen para asumir esos hechos inesperados y reorganizar el calendario a tiempo.

3. Evita distracciones para mantener la productividad

Cuando trabajamos en una empresa, ya sea propia o como empleado, es difícil que nos distraigamos fácilmente. Ahora bien, cuando nos sentamos a estudiar en casa, en la biblioteca o en cualquier otro espacio, tenemos que ser más estrictos para mantener la concentración y obviar estímulos externos como, por ejemplo, el teléfono móvil, el ordenador o ese tentempié que nos llama desde la cocina.

Para evitar procrastinar y desperdiciar ese tiempo que te habías bloqueado para el estudio por atender a otras distracciones, asegúrate de mantener lejos de tu alcance los dispositivos electrónicos. O, al menos, silenciar las notificaciones no urgentes (redes sociales, WhatsApp o e-mail, entre otros) para que no reclamen tu atención que, en esos momentos, debe estar sobre los materiales formativos.

Trata de optimizar al máximo tu espacio de estudio, optando por habitaciones o zonas tranquilas, cómodas y bien iluminadas. Además, puedes tener a mano una botella de agua, una infusión, un café o frutos secos para saciar la sed y mantener la energía durante el tiempo de estudio.

Por último, es importante que estudies en periodos cortos y programes descansos para asegurarte de mantenerte concentrado (las técnicas de estudio como el método Pomodoro te pueden resultar interesantes para ello).

5 Consejos para estudiar y trabajar al mismo tiempo

4. Mente sana en cuerpo sano

Estudiar puede ser agotador, más si trabajamos a la vez que nos formamos. Por ello, trata también de respetar tus tiempos y escuchar a tu cuerpo. Mantenerte saludable a nivel físico, te ayudará a mantener la mente sana y a mejorar tu rendimiento tanto en el ámbito profesional como en el académico.

Asegúrate un óptimo descanso. Las noches son un buen momento para estudiar y adelantar proyectos o entregas, sobre todo cuando trabajamos durante la jornada diurna. Pero, intenta no llevar al límite tu cuerpo. Fija un horario máximo para acostarte y trata de dormir un mínimo de siete u ocho horas al día.

Dormir no solo fortalecerá tu sistema inmune, sino que también beneficiará tu memoria y te ayudará a afrontar mejor el estrés o la ansiedad que puedas sufrir durante la temporada en la que compagines trabajo y estudios.

La alimentación también es vital. Comer alimentos nutritivos te ayudará a mantener la energía en niveles óptimos. Y sí, cuando las tareas se acumulan puede ser tentador recurrir a comida procesada, pero evítalo siempre que puedas. Opta por alimentos frescos y equilibrados que no requieran mucho tiempo de preparación (prioriza vitaminas, minerales y proteínas sobre hidratos y grasas) o emplea técnicas como el batch cooking para optimizar el tiempo en la cocina.

Y no olvides el ocio. Desconectar es esencial para poder volver a conectar. Es verdad que durante esta etapa de tu vida en la que vas a estudiar y trabajar al mismo tiempo, tendrás que sacrificar tiempo de actividades lúdicas. Es una realidad que hay que asumir, pero no por ello debes renunciar a ellas por completo.

Lo ideal es que cada día puedas dedicar unos minutos a hacer algo que te llene y te entretenga, ya sea dar un paseo, leer, hacer deporte o ver la televisión, entre muchas otras actividades. Y si ves que cada día es imposible, al menos el fin de semana reserva estos tiempos de ocio para ti y para compartirlos con quien tú quieras.

5. Informa a tu entorno

Si vas a trabajar y estudiar al mismo tiempo, puede que haya momentos en que los horarios de ambas actividades se solapen. Para evitarlo, la clave es elegir programas formativos diseñados para compatibilizar la vida laboral con la académica con clases programadas en formato executive de fin de semana (es el caso del Master en Administración y Dirección de Empresas de la Cámara de Valencia). Las clases nocturnas o la teleformación son otras alternativas que puedes barajar para poder organizar mejor tu tiempo.

Sea cual sea la opción que elijas, te aconsejamos que informes de tu situación a tu entorno tanto profesional (por ejemplo, compañeros, gerentes o jefes de departamento) como personal (familia y amigos). De esta forma, pondrás al tanto a los que te rodean de que en ciertos horarios no estarás disponible para contactar contigo. Del mismo modo, podrán ofrecerte la empatía y el apoyo que puedas necesitar durante esta etapa.

La mayoría de gerentes agradecerán conocer esta información y estar al tanto de tus aspiraciones laborales. De hecho, si estás ampliando tus competencias profesionales en tu campo actual, tus estudios también beneficiarán a la empresa para la que trabajas. Esto puede abrirte nuevas puertas para ascender en el trabajo, promocionando hacia puestos de responsabilidad dentro de la propia organización.

Esperamos que estos consejos te ayuden a sobrellevar formación y trabajo de la mejor manera posible. Sin duda, estudiar y trabajar a la vez puede convertirse en un verdadero reto para mantener estabilidad laboral en tu actual puesto de trabajo . A pesar de ello, verás que a medida que vayas cumpliendo objetivos, tu autoestima crecerá, así como tu autonomía, tu productividad y tu capacidad para aceptar responsabilidades.

Sin duda, es una experiencia que te preparará para impulsar tu trayectoria y alcanzar tus sueños profesionales el día de mañana.