Mujeres emprendedoras y directivas en España

Mujeres emprendedoras y directivas en España: situación y retos actuales

España es el segundo país europeo con un mayor porcentaje de mujeres directivas, superado tan solo por Irlanda. En concreto, el 38% de los puestos de alta dirección están desempeñados por mujeres, superando con creces la media de la Unión Europea que se sitúa en el 32%. Y si ampliamos la mirada, nuestro país ocupa el puesto 12 del ranking global con mayor porcentaje de mujeres directivas.

Estas cifras, reveladas por la consultora Grant Thornton en su informe Women in Business 2023, deja claro que la tendencia hacia la paridad de género en el liderazgo empresarial es positiva. Sin embargo, todavía queda trabajo por delante. De hecho, tal y como señala el Foro Económico Mundial (FEM), se necesitarán 136 años más para cerrar la brecha mundial de género.

En este artículo, queremos centrar la mirada en ellas: mujeres emprendedoras y directivas en España. Exploramos el estado de la cuestión, qué papel desempeñan en la alta dirección empresarial, a qué retos se enfrentan y cuáles son las perspectivas de futuro.

Cargos y áreas en las que destaca el liderazgo femenino

Siguiendo el citado informe elaborado por Grant Thornton, las áreas que acaparan un mayor número de mujeres directivas en España son Dirección de Recursos Humanos y Dirección Financiera o CFO (Chief Financial Officer), donde el 40% de los puestos ejecutivos están desempeñados por mujeres.

Le siguen Dirección de Marketing (34%), CEO (31%), Dirección de Operaciones (27%), Dirección IT (23%) y Dirección de Ventas (23%). Las funciones directivas de socio y controlador o interventor financiero son las que se sitúan a la cola, ya que únicamente el 10% de estos puestos gerenciales recaen en manos femeninas.

El listado de mujeres directivas y empresarias en España es amplio. Contamos con claros exponentes en diferentes sectores, desde la banca a la tecnología, pasando por la salud y el marketing, cuyas trayectorias son fuente de inspiración para futuros talentos de liderazgo femenino. A continuación, repasamos algunos de los perfiles más destacados:

  • Fuencisla Clemares: Actual Directora General de Google España y Portugal. Licenciada en Empresariales y MBA por el IESE Business School, ha trabajado como consultora para McKinsey y ha desempeñado el cargo de directora de compras en Carrefour. Actualmente, compagina sus funciones ejecutivas con actividades formativas para las principales instituciones académicas del país.
  • Sol Daurella: Presidenta de Coca-Cola Europacific Partners, además de copresidenta de Cacaolat, CEO de Cobega y Consejera del Banco Santander. Es Licenciada en Administración de Empresas y MBA por ESADE.
  • Belén Martín: Licenciada en Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid y actual Directora de Compras del Holding Restalia, corporación donde también ha trabajado como Directora Jurídica y Consejera. Experta en derecho mercantil y societario, esta ejecutiva española ha ocupado otros cargos de responsabilidad como Directora Legal de Prometheus Electronic S. A. y socia directora de Martín Abogados.
  • Susana Voces: Directora General de Eventim España, empresa líder en la venta de entradas para eventos en directo. Ha encabezado iniciativas empresariales desde posiciones de alta dirección en destacadas compañías tecnológicas como Deliveroo, eBay, Ericsson y PayPal. Asimismo, ejerce como consejera independiente en CaixaBank Payments & Consumer, y en 2015, la revista Yo Dona la destacó en su lista de Las 20 españolas influyentes en el ámbito digital.
  • María Dolores Dancausa: Desde el año 2010 desempeña el cargo de CEO en Bankinter. Es Licenciada en Derecho por la Universidad CEU San Pablo y se ha formado en materia de gestión de negocios a través de diferentes instituciones como la Escuela de Negocios Harvard y el INSEAD (Instituto Europeo de Administración de Negocios). En 2020 era una de las cinco únicas mujeres consejeras ejecutivas del Ibex 35 y, actualmente, es considerada como una de las 100 Mujeres más influyentes en España.

Cargos en los que destaca el liderazgo femenino

¿Qué dificultades encuentran las mujeres a la hora de emprender y escalar a puestos de dirección?

A pesar de los esfuerzos por lograr la equidad en el lugar de trabajo, las mujeres profesionales enfrentan barreras para convertirse en líderes reconocidas. ¿Cuáles son?

La falta de acceso a financiación es uno de los frenos al emprendimiento femenino. La realidad es que los hombres tienen un 60% más de probabilidades de obtener financiación para crear una empresa respecto a las mujeres.

Los estereotipos y la falta de confianza son escollos que frenan la apuesta en proyectos femeninos por parte de fondos de inversión y bancos. Y todo ello a pesar de que las empresas lanzadas por mujeres son más viables y devuelven más financiación respecto a los préstamos concedidos a hombres.

Otro de los obstáculos que impiden que las mujeres alcancen este nivel de liderazgo es el acceso limitado a redes profesionales establecidas. Estas redes resultan fundamentales para orientar e impulsar el talento y una carrera profesional en el ámbito de la gestión empresarial. Sin embargo, las mujeres han estado tradicionalmente alejadas de las actividades sociales y formativas tanto formales como informales en las que se tejían este tipo de relaciones profesionales.

Más allá de la financiación y la carencia de redes de apoyo sólidas, la dificultad para compatibilizar las responsabilidades asociadas a la dirección empresarial con la vida personal es otro de los grandes escollos que frenan el emprendimiento y la progresión entre las mujeres.

Estas derivan, por un lado, de la falta de medidas de conciliación y de la escasa flexibilidad horaria que ofrecen las empresas. No olvidemos que el liderazgo conlleva un alto nivel de compromiso y dedicación donde las jornadas de trabajo largas, las reuniones y los viajes de negocio están a la orden del día.

A medida que las limitaciones de tiempo y las exigencias de un trabajo aumentan, el proceso para ascender en el trabajo hacia puestos de dirección obligan a un amplio porcentaje de mujeres a elegir entre familia y carrera.

De hecho, de acuerdo al estudio sociológico de la asociación Yo No Renuncio, alrededor del 60% de las mujeres terminan renunciando o postergando su carrera profesional al convertirse en madres, frente al 6% de los hombres que toman esta decisión.

El INE confirma estos datos y revela cómo la tasa de empleo entre las mujeres de entre 25 y 49 años con hijos (70,4%) es considerablemente inferior respecto a las que no los tienen (75,6%). Llama la atención esta misma situación llevada al caso masculino, donde el 89,4% de los hombres con hijos están empleados.

Las reducciones de jornada, excedencias o cambios en puestos de trabajo son las principales “soluciones” que ellas ven para poder conciliar. Y, cuando estas medidas no son suficientes, las mujeres se ven obligadas a abandonar el mercado laboral.

Por otro lado, la dificultad para conciliar la faceta profesional con la personal deriva de la propia percepción que la sociedad tiene del papel de la mujer y el hombre en el plano laboral y doméstico. En general, la sociedad percibe de forma más positiva el hecho de que los hombres permanezcan ausentes de las obligaciones familiares por motivos profesionales frente a que lo hagan las mujeres. Mientras estos estereotipos, clichés y roles asociados a un género u otro permanezcan vivos resultará complicado avanzar hacia la paridad.

Además, es fundamental reconocer cómo los estereotipos de género y las expectativas sociales influyen en el balance entre la vida laboral y personal. Un liderazgo inclusivo en la empresa eficaz debe abordar estas desigualdades y fomentar un entorno que respalde tanto a hombres como a mujeres en su desarrollo profesional sin sacrificar sus responsabilidades familiares. Al desafiar activamente estos clichés y promover la igualdad de género en el lugar de trabajo, podemos crear una base sólida para alcanzar la paridad y mejorar la dinámica organizacional.

La formación: clave para impulsar a las mujeres hacia puestos directivos

La formación y el desarrollo de redes de liderazgo femenino son claves para garantizar el acceso de las mujeres al emprendimiento y a la dirección empresarial. En este sentido, las escuelas de negocio y los programas formativos que ofrecen como los MBA juegan un papel crucial. Estimulan no solo el aprendizaje práctico, sino la creación de sinergias y el intercambio de experiencias entre alumnado y mentores con las que las participantes pueden nutrirse para alcanzar sus objetivos profesionales.

Más allá de trabajar las habilidades y conocimientos necesarios para el óptimo desempeño de las funciones directivas, en este tipo de posgrados y master de alto nivel se pone el foco en transmitir al alumnado las aptitudes y actitudes del liderazgo como la resolución de conflictos o el pensamiento crítico. Reforzar este tipo de conductas y actitudes ayuda a superar creencias limitantes y a empoderarlas para sentirse capaces de alcanzar los propósitos laborales que deseen.

Sin duda, resulta fundamental ofrecer la preparación adecuada a las mujeres para los puestos de liderazgo mediante formación, networking y experiencia práctica. Estas acciones contribuyen a visibilizar e incluir a las mujeres en los canales de promoción, favoreciendo el aprovechamiento de sus capacidades y talentos.

Y, aunque la participación de mujeres en este tipo de programas orientados a la gestión y administración de negocios todavía es menor respecto a la de los hombres, sí se ha observado un incremento durante los últimos años. En el caso de la Cámara, de los datos obtenidos en el perfil de los alumnos del MBA Valencia que imparte esta institución, el 39,1% está representado por mujeres.

Mujeres directivas: retos y perspectivas de futuro

La evolución es lenta, es cierto, pero es positiva y mantener esta tendencia es el objetivo en el que deben centrarse Gobierno, empresas y agentes sociales hasta alcanzar una presencia equilibrada de mujeres en puestos de liderazgo.

Las leyes españolas ya contemplan aspectos vinculados a la equidad de género que impactan en la participación de las mujeres en roles directivos de alto nivel. Es el caso de la Ley de Representación Paritaria que exige la presencia de al menos un 40% de mujeres en consejos de administración de grandes corporaciones.

Retos y perspectivas de futuro

Por su parte, cada vez más empresas españolas se unen al cambio y abogan por defender el equilibrio y la paridad de hombres y mujeres en el desempeño de puestos directivos. Para lograrlo, se están implantando nuevos modelos de trabajo más allá del presencial como el híbrido o el remoto con el objetivo de facilitar la conciliación laboral y personal.

Asimismo, se están implantando medidas de control de la salud mental y el bienestar de los trabajadores y se está fomentando políticas de puertas abiertas entre mandos intermedios y superiores, además de crear una cultura empresarial a favor de la igualdad y un entorno en el que los compañeros puedan expresar con libertad sus ideas y necesidades.

Se espera que estas políticas en materia de paridad de género contribuyan a garantizar la igualdad de oportunidades, así como atraer y retener el talento femenino hacia puestos de responsabilidad. Por nuestra parte, desde la Escuela de Negocios de la Cámara y por medio del Máster MBA Valencia continuaremos trabajando para fomentar el liderazgo femenino, formando a empresarias y ofreciéndoles el impulso que necesitan para conquistar sus objetivos profesionales.