Inteligencia Artificial aplicada en la empresa

Inteligencia Artificial en las empresas: qué es y cómo se aplica

El 11,8% de las empresas españolas de más de 10 empleados utilizan la Inteligencia Artificial en sus operaciones cotidianas, según anunció CEPYME a inicios de 2024. Las previsiones son que esta cifra, todavía incipiente en nuestro país, continúe en aumento durante los próximos años.

La IA ha llegado para revolucionar los procesos y la gestión empresarial. De hecho, ya lo está haciendo. Esta tecnología es clave para potenciar la productividad y la competitividad tanto de pymes como de grandes corporaciones. Y ser consciente de esta realidad es el primer paso para adoptar la IA y explotar sus posibilidades aplicadas al mundo de los negocios.

Por este motivo, desde el MBA en Valencia que organiza la Cámara de Comercio, hemos querido lanzar este artículo para abordar la realidad de la IA en las empresas. Al concluir tendrás claro qué es IA, qué posibilidades ofrece y cómo la están aplicando los negocios actuales con ejemplos concretos.

¿Qué es la Inteligencia Artificial?

La Inteligencia Artificial es una tecnología diseñada para simular los procesos cognitivos humanos y ejecutar tareas complejas que únicamente las personas podemos realizar, como razonar, percibir, planificar, aprender o resolver problemas. Dicho de otro modo, la IA pretende pensar como nosotros, identificando los mecanismos que rigen nuestra propia inteligencia.

Para ello, combina diferentes disciplinas como la informática, matemáticas, ingeniería y estadística que, impulsadas por el desarrollo de tecnologías como Big Data, Machine Learning, Blockchain o IoT (Internet of Things), han contribuido a acrecentar el potencial de la IA y sus aplicaciones.

Sin embargo, es importante señalar que la IA no es una entidad independiente. Está planeada y controlada por personas. Por lo tanto, depende de los datos proporcionados por los humanos para funcionar de manera efectiva.

Hoy en día ya utilizamos IA en muchas de nuestras tareas diarias sin darnos cuenta. Los asistentes de voz (Alexa, Siri…), los GPS o las propias redes sociales son claros exponentes de herramientas que utilizan la IA para aprender sobre los usuarios y generar datos.  Y lo mismo sucede en el campo de los negocios, donde la Inteligencia Artificial ofrece infinitas posibilidades. A continuación, exploraremos las más destacadas.

¿Cómo se aplican las tecnologías de IA en las empresas?

Las empresas pueden aplicar la IA en casi todas sus áreas, desde la logística y las finanzas hasta la gestión de clientes o el marketing. Y, aunque parezca que estamos en la cresta de la ola de la IA porque oímos hablar de ella continuamente en Internet y los medios de comunicación, debes saber que esta revolución tan solo acaba de empezar.

La Inteligencia Artificial está en evolución constante y se avecinan transformaciones significativas que, inevitablemente, van a impactar en la forma en la que operan las empresas.

Pero, recuerda: el fin no es que esta tecnología sustituya la inteligencia y el ingenio humanos, ni mucho menos, sino que se convierta en una herramienta de apoyo que agilice los procesos y estimule según las circunstancias la eficiencia y eficacia.

Dicho esto, ya hay aplicaciones efectivas de esta tecnología por parte de las empresas para mejorar y perfeccionar sus operaciones. Presentamos un resumen en la imagen siguiente y exploramos las más destacadas con mayor detalle.

IA aplicada en la empresa

Gestión de relaciones con clientes

La gestión de relaciones con los clientes o Customer Relationship Management (CRM) es, a día de hoy, la principal área en la que los negocios han aplicado la IA. Esta tecnología está cambiando la forma en la que las marcas tratan a sus clientes y una de las mayores ventajas reside en la capacidad de personalización.

La Inteligencia Artificial es capaz de realizar análisis predictivos y pronósticos que permite a las empresas ofrecer a sus consumidores ofertas adaptadas a sus necesidades y deseos concretos, potenciando con ello las ventas.

Y no solo se trata de aumentar ventas, sino de diseñar estrategias para fidelizar clientes y garantizar su satisfacción, puesto que la IA es capaz de resolver problemas de forma inmediata sin la necesidad de intervención humana. Por ejemplo, a través de los chatbots habilitados con IA generativa.

Estas aplicaciones brindan servicios de atención al cliente las 24 horas durante los 7 días de la semana, ofreciendo respuestas relevantes para cada una de las solicitudes que reciben. De hecho, la IA ya ha automatizado las comunicaciones por correo electrónico y chats online gracias al procesamiento del lenguaje natural.

Es el caso de Hubspot que lanzó recientemente un chatbot de IA conversacional bautizado como ChatSpot para los usuarios de su software CRM. Esta herramienta actúa como asistente de marketing y ventas impulsada por IA y tecnologías como GPT-4, DALL-E 2 y Google Docs.

ChatSpot permite interacciones personalizadas basadas en datos ya existentes de cada usuario y vuelca todos estos conocimientos recopilados durante la interacción en el CRM, enriqueciendo el conocimiento sobre cada cliente y acelerando el proceso de prospección de ventas.

Marketing y ventas

Si hay un campo en el que la IA ha incidido de forma directa es el del marketing y las ventas. Las posibilidades que ofrece esta tecnología son abrumadoras. Gracias a la Inteligencia Artificial, los negocios son capaces de saber qué quieren comprar sus clientes potenciales antes de que ellos mismos se detengan a pensarlo.

Es como tener una bola mágica con la que comprender qué puede querer comprar una persona y ofrecérselo de la forma en la que ese consumidor espera descubrirlo. Por tanto, la IA facilita la generación de contenidos y la optimización de estrategias publicitarias de forma personalizada.

En definitiva, se generan más oportunidades de venta, se incentivan las conversiones y la experiencia de compra resulta más satisfactoria cuando los departamentos de Marketing aplican la IA en sus estrategias comerciales.

Esto es algo que plataformas como Facebook e Instagram ya están haciendo para personalizar y optimizar la publicidad de las empresas anunciantes. Tradicionalmente, la publicidad en Facebook implicaba seleccionar datos demográficos, intereses y comportamientos como parte de una segmentación de mercado para identificar usuarios específicos. La llegada de la IA ha aportado mayor precisión y capacidad de automatización a la publicidad.

Ahora, las empresas pueden aprovechar el poder de la IA para crear audiencias personalizadas basadas en análisis predictivos, comportamientos, intereses y patrones de participación complejos de los usuarios. Con esta información, la plataforma puede crear contenido publicitario dinámico y adaptar el formato de cada anuncio en función de las preferencias únicas del consumidor en el que quiere impactar, lo que amplía significativamente la probabilidad de generar conversiones.

Ciberseguridad

Según datos de un estudio de IBM, el 24% de los empresarios que utilizan la IA actualmente la destinan a tareas relacionadas con la ciberseguridad y la gestión del fraude. Esta tecnología se convierte en un aliado neurálgico cuando se trata de buscar brechas en las defensas de las redes informáticas empresariales. Las herramientas dotadas de IA son capaces de monitorizar patrones y rastrear datos para reconocer futuros ciberataques.

Asimismo, la IA es capaz de controlar los movimientos y las transacciones comerciales, detectando con rapidez cualquier actuación sospechosa o transacción inusual. Estos pronósticos permiten activar medidas preventivas para frenar las agresiones potenciales y el fraude, garantizando la seguridad de la economía y la protección de los datos empresariales.

Productividad, desarrollo e innovación de productos

Indudablemente, la Inteligencia Artificial mejora los procesos internos que pueden ralentizar el flujo de trabajo. ¿Cómo lo hace? Mediante la automatización, la eliminación de tareas repetitivas y la optimización del capital humano.

Al final, esta tecnología consigue liberar tiempo a los empleados que pueden utilizar para sacar adelante labores más complejas, creativas y rentables para la empresa. Con ello, se logra mejorar la eficiencia y la calidad del trabajo, además de contribuir a una mayor satisfacción y retención de los empleados.

En cuanto al desarrollo y la innovación, a través de la IA es posible testear un producto ya no previamente al lanzamiento al mercado, sino incluso antes de crearlo. Todo esto supone un ahorro de tiempo y capital que se puede destinar a otras acciones.

Es el caso de compañías como Nike, que ya están haciendo uso de la IA para diseñar y probar sus productos con el objetivo de fabricar modelos más rápidos, mejores y de acuerdo a las expectativas o deseos de sus clientes.

Analítica y toma de decisiones

La analítica es vital para cualquier empresa actual porque permite comprender a los clientes, identificar tendencias emergentes, detectar oportunidades de mercado, predecir resultados e incluso aumentar la productividad general.

Con este análisis de datos en su mano, los líderes empresariales son capaces de tomar decisiones informadas y crear estrategias basadas en la evidencia.

Llevar a cabo todas estas operaciones analíticas de forma manual consumiría tiempo, recursos y capital en exceso. Con el uso de la Inteligencia Artificial, todo esto cambia. La IA utiliza algoritmos avanzados para escanear rápidamente grandes bases de datos y analizar Big Data con la intención de extraer información relevante.

De esta forma, puede proporcionar información valiosa en tiempo real que ayuda a los empresarios a adoptar decisiones fundamentadas y planificar estrategias en consecuencia. Esto conduce a un mejor desempeño organizacional y una mayor competitividad.

El futuro de la Inteligencia Artificial en las empresas

Como hemos indicado, la IA está en pleno desarrollo y expansión. Es complicado predecir los cambios que va a implicar tanto en nuestra vida personal como en nuestro desarrollo profesional y, por supuesto, en la gestión de los negocios.

Lo que está claro es que las empresas que quieran continuar siendo competitivas en el futuro deben esforzarse para adoptar esta tecnología de tal forma que contribuya a alcanzar sus metas de negocio y mejorar sus resultados.

¿Quieres prepararte para desenvolverte con resolución y eficacia en el mundo empresarial del mañana? Te animamos a que vivas una de las mejores experiencias formativas y de aprendizaje con futuros líderes empresariales.