Identidad Corporativa, qué es y cómo se construye

Identidad corporativa: qué es y cómo se construye

La identidad es aquello que nos hace únicos, aquello que nos diferencia del resto y cada empresa tiene la suya propia. Es lo que se conoce como identidad corporativa, una herramienta vital para cualquier negocio actual interesado en competir en un mercado altamente exigente y competitivo.

Como futuro líder empresarial, necesitas conocer este concepto y desde el MBA en Valencia te lo explicamos. Vas a descubrir qué es la identidad corporativa y cómo se construye. Además, repasamos 3 casos de éxito de identidades corporativas que han convertido a sus propietarias en iconos reconocidos.

¿Qué es la identidad corporativa y por qué es clave para cualquier negocio? 

La identidad corporativa es la forma en la que una empresa se presenta ante su público, es decir, aquello que pretende transmitir sobre sí misma. Se construye a través de una combinación de componentes gráficos y de elementos no tangibles como la personalidad, los valores, la misión y la visión de la empresa. Todos estos son los que dan forma a esa imagen clara, distintiva y reconocible que la marca desea proyectar ante su audiencia.

En la actualidad, las empresas tratan de competir por la atención de sus clientes en un contexto saturado y es la identidad corporativa una de las mejores bazas con las que cuentan para abrirse hueco, posicionarse y crecer. A través de una identidad corporativa sólida, una organización es capaz de impactar en la percepción que su público tiene de la marca transmitiendo aquellos rasgos que le interesan (calidad, credibilidad, autoridad, innovación o experiencia, entre muchos otros).

De este modo, consigue establecer una conexión emocional con sus clientes, algo que, a su vez, le permite generar confianza y credibilidad, dos ingredientes esenciales para la venta.  Sin olvidar que la identidad resulta clave para dar vida a una marca memorable capaz de diferenciarse en el mercado frente al resto de competidores.

La identidad corporativa no solo impulsa el posicionamiento y las ventas, sino que, además, favorece el compromiso con la empresa. Esto, a su vez, promueve una mayor lealtad y fidelidad tanto entre los empleados como entre los consumidores.

En última instancia, una óptima identidad corporativa puede reducir significativamente los costes de publicidad y marketing de un negocio, dado que el público estará más receptivo a nuevos lanzamientos de la marca ante la imagen positiva y coherente que proyecta.

Identidad corporativa e imagen corporativa, ¿son lo mismo? 

Antes de continuar profundizando en el concepto, debemos detenernos a explicar el concepto de imagen corporativa, que difiere del de identidad corporativa, a pesar de que tiende a confundirse con demasiada frecuencia.

Ya hemos visto que la identidad corporativa está en relación con aquello que la empresa desea transmitir a su audiencia. Frente a ella, la imagen corporativa se corresponde con cómo realmente está percibiendo el público a esa organización, es decir, la reputación que realmente tiene la empresa entre los consumidores. En otras palabras, la imagen es lo que la gente piensa del negocio y la identidad responde a quien es realmente.

Como ves, se trata de realidades muy diferentes. No es lo mismo lo que yo quiero proyectar que aquello que finalmente estoy proyectando. Podemos llevarlo al plano personal para que resulte más fácil de comprender. Una persona desea transmitir una identidad asociada a la profesionalidad, seriedad y rigor. Sin embargo, sus actitudes, gestos o palabras dan forma a una imagen totalmente contrapuesta a esa idea que pretende comunicar.

Dicho esto, el objetivo de cualquier empresa siempre debe ser lograr que la identidad corporativa concuerde con la imagen corporativa.

3 elementos que construyen la identidad corporativa de una empresa

Cuando pensamos en identidad corporativa, quizá lo primero que nos viene a la mente son elementos gráficos como un logotipo y unos colores reconocibles. Y sí, esta es quizá la parte más obvia de la identidad corporativa, pero la realidad es que este concepto va mucho más allá, ya que combina otros componentes clave para dar forma a una marca además del diseño, como son el lenguaje o la cultura empresarial o corporativa.

Cada uno de los elementos está relacionado entre sí y únicamente cuando todos ellos trabajan de forma coordinada entre sí se puede crear una identidad de marca clara y coherente. Veamos en detalle cuáles son.

Diseño corporativo 

El diseño es la expresión visual de la identidad de la empresa. Nos referimos a todos aquellos elementos visuales como el logotipo, los colores de marca, las imágenes, las tipografías e incluso la vestimenta del personal, el diseño web o el packaging que se usa para presentar los productos al mercado.

Todos estos activos hacen posible que la empresa sea fácilmente reconocible por parte de los consumidores. La famosa “n” roja de Netflix, los aros dorados de McDonald´s o el inconfundible color azul de HP son claros ejemplos de un diseño de identidad corporativa efectivo.

3 Elementos para construir identidad corporativa

Comunicación corporativa

Cómo una empresa se comunica y comparte su visión, misión y valores tanto a nivel interno como externo también es un elemento que ayuda a conformar la identidad corporativa.

El tono, la voz y el discurso que mantiene la marca con su público, pero también con medios externos (incluidas las redes sociales), empleados o inversores, deben ser únicos y consistentes en todas y cada una de sus comunicaciones para construir una identidad coherente.

Sin un mensaje claro e inequívoco, los consumidores no serán capaces de comprender el valor añadido de la oferta y la promesa de una marca. Como resultado, se perderán clientes potenciales por el camino.

Cultura corporativa 

La cultura corporativa conforma otro de los pilares clave sobre los que se erige la identidad corporativa de una organización. Describe cómo está estructurada una organización, así como los valores internos compartidos, las normas sociales y los códigos de conducta que guían el comportamiento del personal y la dirección de la empresa. Cómo actúan los empleados entre sí o el trato que ofrece la empresa tanto a su plantilla como a sus proveedores, accionistas y, por supuesto, clientes, reflejan la identidad del negocio.

De nuevo, la cultura corporativa debe estar en consonancia con el resto de elementos. De nada sirve crear una identidad visual positiva, jovial y cercana si en el trato al cliente o en el comportamiento del equipo directivo con los empleados estos valores no se ven reflejados. El resultado puede ser realmente perjudicial, dañando la reputación de la marca y alejando tanto a clientes potenciales como al talento laboral.

3 ejemplos de una identidad corporativa exitosa 

La identidad corporativa resulta esencial para el éxito de cualquier organización, independientemente del tamaño o la industria en la que opere.

Te animamos a hacer el ejercicio de reflexionar sobre empresas relevantes que resuenen contigo para analizar su identidad corporativa y comprobar el poder que este concepto tiene para el triunfo de cualquier negocio hoy en día. Como aperitivo, a continuación, compartimos tres ejemplos de una identidad corporativa de éxito.

Ejemplos Identidad Corporativa

Google 

El gigante tecnológico, Google de Mountain View es sinónimo de innovación y modernidad. Este rasgo impregna toda su identidad corporativa. Queda patente no solo a través de sus productos, servicios e imagen visual, sino también a través de sus comunicaciones y su cultura corporativa, que apuesta por cuidar de sus empleados y estimular tanto el conocimiento como la curiosidad como canal para continuar creciendo. Sin duda, la marca es una lección permanente de identidad, coherencia y reconocimiento.

Apple 

Detrás del éxito de Apple no solo se encuentra una tecnología revolucionaria, sino también un esfuerzo inteligente de identidad corporativa basada en la sencillez, el minimalismo y la eficiencia. Todo en la empresa inspira estos valores desde sus productos con interfaces claras y optimizadas hasta su voz de marca concisa y directa, sin olvidar los colores y su icónico logotipo.

Todos estos elementos logran transmitir a su público esa personalidad propia de la empresa, manteniendo siempre la armonía entre identidad e imagen de marca.

Simyo 

Transparencia, sencillez y cercanía son los sellos distintivos de la identidad corporativa de Simyo, la compañía de servicios de telecomunicaciones low cost propiedad de Orange España. Su oferta de productos y servicios, junto a el diseño visual y sus comunicaciones en tono fresco, optimista y distendido le permiten conectar con su audiencia y aumentar su engagement.  

Esta estrategia le ha permitido posicionarse como una de las marcas de bajo coste líder en nuestro país, tal y como demuestra la cuenta de resultados de la multinacional, que no ha dejado de crecer durante los últimos tres trimestres.

La identidad corporativa, piedra angular de un negocio  

Como hemos visto, la identidad corporativa abarca todo tipo de actividades de la empresa, y hacer un brief detallado y bien alineado con la marca es esencial para mantener la coherencia en todas ellas, desde el lenguaje utilizado en las comunicaciones con los clientes hasta el estilo de liderazgo y el comportamiento del equipo directivo. Su objetivo es hacer que una organización sea distintiva respecto al resto de propuestas de valor que se ofrecen en el mercado.

Si se planifica e implementa con estrategia, la identidad corporativa puede convertirse en verdadero aliado para cualquier proyecto empresarial.

¿Quieres aprender más conceptos clave de la gestión empresarial? En el programa formativo del MBA de la Cámara valenciana tienes lo que necesitas para convertirte en un líder de éxito.